Nadamos con tiburones y esto es lo que ocurrió

Nadamos con tiburones y esto es lo que ocurrió

Nos sumergimos en Las Bahamas con tiburones y cerditos, pero no esperábamos lo que vino después

Beatriz Tabarés - DDA | 13 sep 2018

Impresionante. Creo que esta es, bajo mi humilde punto de vista, la sencilla pero contundente palabra que define la excursión que hicimos recientemente a Exuma desde Nasáu, en Las Bahamas. Tiburones nodriza, cerdos nadadores, iguanas hambrientas y un azul turquesa en el que cualquiera querría perderse: los ingredientes esenciales de un menú exquisito que se convirtió en una experiencia vital inolvidable.

 

 

 

7 de la mañana y estaba de los nervios. Quedaban pocos minutos para emprender un viaje que no sabíamos lo que realmente nos depararía pocas horas después. Todavía estábamos adaptándonos al cambio horario (seis horas menos que en España), cuando tomábamos rumbo a Exuma desde la capital de Las Bahamas en una lancha que nos llevó hasta la primera parada, cruzando mar abierto durante 45 minutos a una velocidad que pocos podéis imaginar. Aún no habíamos tocado el agua, pero ya aterrizamos empapados y llenos de arena. Como diría mi tía, "la aventura es la aventura", y la famosa Biodramina, mi salvación.

 

Las primeras en recibirnos fueron las nerviosas iguanas, que nos esperaban en un pequeño y recóndito cayo, hábidas de nuestro pan de molde. "Sin chanclas, ni zapatos", fue la primera advertencia de otras tantas que recibimos a lo largo de esta excursión que nosotros reservamos con Nexus Tours. Y es que las iguanas tienen hambre y, ¿quién nos decía a nosotros que no iban a confundir de forma inocente un dedito gordo con su brunch? Lo que teníamos claro desde el primer momento es que cuando realizamos este tipo de actividades, pase lo que pase con los animales, estamos entrando en su territorio, en su casa, nosotros somos los intrusos y es solo nuestra responsabilidad lo que pueda ocurrir durante esta "invasión".

 

 

 

 

Desde aquel rincón paradisíaco, volvíamos minutos después a surcar las olas más turquesas que jamás he visto, hasta la segunda y para mí más emocionante parada de este viaje: la visita a los tiburones nodriza. Compass Cay es uno de los lugares en mar abierto donde los profesionales alimentan a ejemplares de pequeño tamaño que esperan la llegada de los humanos, imagino que relacionándola con la comida "fácil" del día. Me metí sin pensarlo, pero tengo que reconocer que me temblaban hasta las canillas. Como comentaba en líneas anteriores, tenía claro que quería nadar con tiburones, pero también que entraba en su hábitat, y que nada ni nadie puede controlar su reacción ante este hecho, por mucho que estén adaptados al ser humano o aunque nos cuenten que son ejemplares de carácter pacífico. Al fin y al cabo, son tiburones, con su potente mandíbula y sus múltiples dientes, factor fundamental que hay que asumir antes de acompañarles en el agua. Además, como ya contamos en Dakari, ya ha habido algún que otro incidente en este tipo de "inmersiones".

 

Su piel era áspera, y su forma de nadar, sutil, pero rápida. Me recordaba a aquellos peces Plecostomus que cuidé y admiré con tanto cariño desde el otro lado del cristal en aquel acuario que mi padre mantuvo durante años en casa durante mi infancia. Siempre fueron mis favoritos. A pesar de los nervios, pude captar algunos planos decentes desde mi GoPro debajo del agua. No nos permitían mover los dedos, por si los tiburones nos confundían con comida. Y ahí estaba yo, con mis puños bien cerrados y mi cámara a cuestas, no me preguntéis cómo. Y de pronto, una piel dura que me roza por la espalda... Y otro roce en la planta de mi pie. Nervios y emoción.

 

"Increíble", pensaba continuamente.

 

 

Después de esta experiencia, nos dirigimos a la principal atracción para muchos: los cerditos nadadores. En las fotografías parecen adorables y entrañables, pero nada que ver con la realidad. Los cerdos son cerdos, aquí y en Sebastopol, y viven con hambre voraz. Son agresivos en tierra, por lo que recomiendan que les dirijamos, con las zanahorias, hacia el mar, un hábitat en el que se vuelven más dóciles e indefensos, pero que también parecen disfrutar, a su manera. Al menos ellos no necesitan crema.

 

Darles la espalda era acción prohibida por el equipo. Os podéis imaginar la tensión estando rodeados por decenas de ellos. 

 

 

 

 

Después de "echarnos unos largos" con estos intrépidos cerditos, llegó la calma. Una buena comida en un restaurante -desde el que pudimos ver tiburones nodriza enormes con los que no recomendaban bañarse-, y tomamos dirección a un cayo de arena blanca y agua cristalina, abandonado. Rumbo al paraíso, pero de pronto... ¡Zas! Se acabó la fiesta. Uno de los motores de la lancha se averió en mar abierto. ¿Continuaremos?

 

Tras varios intentos fallidos, la embarcación consiguió avanzar, a velocidad muy lenta y sin una meta fija. Minutos después, por suerte, otro barco nos recogió a algunos de nosotros para continuar con el planning establecido. ¿Qué sucedería con el resto de nuestros compañeros? ¡Siempre pasa algo en las excursiones! Pero todo quedó en un susto. Retomamos rumbo al paraíso, a un rincón perfecto. Estrellas de mar y arena blanca. De camino, las casas perdidas y espectaculares de Johnny Depp y Halle Berry, entre otros. La buena vida...

 

Con esto concluía mi aventura soñada, uno de esos momentos que siempre imaginé que podría vivir, pero que no supe con certeza que experimentaría hasta que me vi allí, en ese azul turquesa, sintiendo el roce de una piel áspera, un tacto muy ajeno a todo lo que recuerdo. Me siento afortunada.

 

¿Volveremos?

 

 

Ahora puedes escuchar nuestra aventura completa en la segunda temporada de nuestro pódcast Dakari Diario, con Beatriz Tabarés. ¿Quieres sumarte a esta aventura? 

 

 

 

 

 

Temas relacionados:

tiburón

nodriza

nurse shark

shark

cerdos

nadar con cerdos

bahamas

exuma

Opiniones de este contenido

Esta web se reserva el derecho de suprimir, por cualquier razón y sin previo aviso, cualquier contenido generado en los espacios de participación en caso de que los mensajes incluyan insultos, mensajes racistas, sexistas... Tampoco se permitirán los ataques personales ni los comentarios que insistan en boicotear la labor informativa de la web, ni todos aquellos mensajes no relacionados con la noticia que se esté comentando. De no respetarse estas mínimas normas de participación este medio se verá obligado a prescindir de este foro, lamentándolo sinceramente por todos cuantos intervienen y hacen en todo momento un uso absolutamente cívico y respetuoso de la libertad de expresión.


ALUCINADA!!

publicada el ( 1 dic 2018 ) por Mayte
Que bonito todo y que valiente jajajja👍❤

Incre

publicada el ( 5 nov 2018 ) por To
Sois maravillosos!!! Es precioso y el video una pasada me encanta!!!! Eres muy GRANDE!!!❤

Me encanta!

publicada el ( 14 sep 2018 ) por Sandra
Un vídeo precioso!!, aumentan las ganas de conocer Bahamas 😍😍😍😍


Escribe tu comentario
* Datos requeridos
Título *
Contenido *
Tu nombre *
Tu email *
Tu sitio web
 
Newsletter

Suscríbete a nuestros boletines




Instagram