¿Sabías que los tiburones perciben campos eléctricos?

¿Sabías que los tiburones perciben campos eléctricos?

Las ampollas de Lorenzini son su sexto sentido, el más llamativo de los siete

Beatriz Tabarés - DDA | 7 sep 2020

 

Los tiburones no son esos depredadores devoradores de hombres que nos venden en los medios de comunicación. Tampoco son animales domésticos a los que sacar a pasear. Hablamos de los principales depredadores de nuestras aguas, tan temidos como perseguidos. Tan admirados como exterminados.



Lo que muchos desconocen es que la principal característica que diferencia al tiburón de la mayoría de los seres que habitan el océano es que posee siete sentidos. Uno de ellos, el más llamativo, le permite detectar campos eléctricos. Una técnica infalible de caza.

 

 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Ocean Ramsey #OceanRamsey (@oceanramsey) el



 

Ampollas de Lorenzini



Todos los seres vivos emitimos campos eléctricos, bien mediante los latidos del corazón, a través del movimiento muscular o por el cerebro. Toda presa puede intentar ocultarse, sí, pero siempre habrá algo que no podrá esconder: la emisión de estos campos eléctricos.



Los electrosensores de los tiburones se denominan ampollas de Lorenzini, y configuran un órgano sensorial presente tan solo en estos animales, en las rayas y en las quimeras.



Está compuesto de una ampolla y un canal de sustancia gelatinosa que termina en un poro. Cientos de estos grupos de poros están presentes en la cabeza del tiburón, concretamente en lo que se consideraría como la región de su hocico.



Fue el italiano Marcello Malpighi quien descubrió las ampollas de Lorenzini, descritas por primera vez en 1678 por el médico Stefano Lorenzini. De ahí su nombre.



Los tiburones las utilizan para encontrar a sus presas en distancias cortas, así como para seguir la corriente del agua, sabiendo que si van en su contra, acabarán agotándose. También para recopilar información acerca de sus posibles presas o de cualquier otro objeto que encuentran en su camino. Por eso se acercan varias veces, en la mayoría de las situaciones, antes de exponerse a un posible peligro o de malgastar energía en el momento de cazar.



En definitiva, las ampollas de Lorenzini forman el sentido más útil y característico de estos depredadores, por el que se sienten especialmente atraídos hacia ciertos objetos.

 

 

¿Cómo actuar ante un acercamiento?

 


Si estamos nadando en zona de tiburones, algo no recomendado si no es con la compañía de un profesional especialista, podemos comprobar cómo funciona este sexto sentido.

 

 

Por ejemplo, un chapoteo en las escaleras de metal de una embarcación, cerca del motor de la misma, fue lo que captó la atención de inmediato de este tiburón tigre durante la inmersión de la bióloga Ocean Ramsey y de su marido, el fotógrafo Juan Oliphant, protagonista de este vídeo.



En las imágenes podemos ver cómo el depredador se acerca al fotógrafo cuando se apoya en la escalera. Oliphant, realizando una maniobra de respuesta a su acercamiento sobre las ampollas de Lorenzini, disuade al tiburón de acercarse y le redirige.


 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Juan Oliphant #JuanSharks (@juansharks) el


 

Después de recibir este pequeño toque, el animal se queda boca arriba, en una pose "similar a dormir", dejándole durante varios segundos moviendo su mandíbula en una postura que ambos expertos califican de "alucinante".



En el vídeo, Juan Oliphant comenta de forma jocosa que se trata de su "toque mágico", y muestra su sorpresa ante la prolongada reacción del tiburón, al que ya reconocen por su nombre después de años de inmersiones con estos depredadores. El aprendizaje de técnicas como esta podría salvar vidas.



De este modo, Ramsey y Oliphant, que acumulan casi dos millones de seguidores en Instagram, tratan de demostrar la "verdadera cara" de los tiburones y lo fundamental que es su protección para nuestra biodiversidad marina y, por tanto, para nuestra propia supervivencia.

 

 

Tiburón, ¿amigo o enemigo?

 


Algunos estudios confirman que la población de algunas especies de tiburones ha disminuido en un 95% y que, a pesar de haber sobrevivido durante millones de años en nuestro planeta, podrían extinguirse en las próximas décadas.



El ser humano es su principal enemigo, poniendo en peligro su existencia mediante la pesca masiva y sin control. Entre 70 y 100 millones de tiburones son pescados cada año. ¿Seremos testigos de su extinción y del consiguiente dramático cambio en la pirámide alimenticia del océano?

 

 

Temas relacionados:

tiburones

sentidos

ampollas de lorenzini

extinción

Opiniones de este contenido

Esta web se reserva el derecho de suprimir, por cualquier razón y sin previo aviso, cualquier contenido generado en los espacios de participación en caso de que los mensajes incluyan insultos, mensajes racistas, sexistas... Tampoco se permitirán los ataques personales ni los comentarios que insistan en boicotear la labor informativa de la web, ni todos aquellos mensajes no relacionados con la noticia que se esté comentando. De no respetarse estas mínimas normas de participación este medio se verá obligado a prescindir de este foro, lamentándolo sinceramente por todos cuantos intervienen y hacen en todo momento un uso absolutamente cívico y respetuoso de la libertad de expresión.




 No hay opiniones. Sé el primero en escribir.


Escribe tu comentario
* Datos requeridos
Título *
Contenido *
Tu nombre *
Tu email *
Tu sitio web
 

Autores

Beatriz Tabarés - Periodista

Este autor tiene 18 artículos publicados.
+ info


Newsletter

Suscríbete a nuestros boletines



Instagram