Bailando con tiburones: Entrevista a Cristina Zenato

Bailando con tiburones: Entrevista a Cristina Zenato

Un sueño de la infancia se convirtió en realidad: más de 20 años protegiendo a sus escualos

Beatriz Tabarés - DDA | 5 nov 2018

Extrae anzuelos del interior de la boca de “sus tiburones”, como ella les llama. Sin nervios, sin inquietud. Sin miedo. Se mueve con ellos como pez en el agua -y nunca mejor dicho-. Lleva 20 años trabajando con estas temidas criaturas bajo el mar, sin barreras, ni físicas ni mentales. Se llama Cristina Zenato y actualmente es conocida como “la bailarina de tiburones”.

 

Fotografía cedida por Cristina Zenato (www.cristinazenato.com) - C2G2 Productions

 

Cristina Zenato trabaja con tiburones desde hace 23 años, y lucha por la conservación de los océanos y por la protección de sus escualos desde hace dos décadas. Su pasión surgió como un sueño de la infancia que, casi sin percatarse, la llevó navegando hasta lo que es hoy. “A los ocho años decidí que quería convertirme en una guardiana de las profundidades del mar, viajar a través de los océanos del mundo, sin tener que salir del agua tal como mi madre me pedía muchas veces. Quería proteger los corales y a sus criaturas de quienes les hacían daño”.

 

Lo que nunca pensó es que un “loco” sueño de niña acabaría convirtiéndose en una realidad que marcaría su vida para siempre. “Creo que no he sido completamente consciente de todo esto hasta bien avanzado el camino, pero ahora, echando la vista atrás, puedo ver que cada una de mis decisiones me han traído hasta aquí. Nunca tuve un camino claro delante de mí, solo he ido poniendo un pie delante de otro día tras día hasta darme cuenta, por fin, de dónde había llegado”.

 

Sus tres palabras mágicas

 

Zenato asegura a Dakari Diario que su trabajo es más complejo de lo que en principio puede parecer. Lo define mediante sus tres palabras favoritas: exploración, educación y conservación. “Para llegar a concienciar de la necesidad que tenemos de conservar lo que nos rodea, tenemos que llegar a amarlo. Para ello, debemos explorar aquello que no conocemos, aprender de ello mediante educación personal e investigación, y compartir lo aprendido con otros”, explica Cristina. Este es el eje principal de su profesión, que es pura vocación. Introduce a otras personas al interior de las aguas, les ayuda a conectar con los tiburones y con el resto de especies para que salga a flote todo aquello que ocurre en la profundidad y que el ojo, desde la orilla, no es capaz de apreciar.

 

Fotografías cedidas por Cristina Zenato (www.cristinazenato.com) - Paige Colwell

 

Los vulnerables

 

Ella, la bailarina de tiburones, su dentista. Así es como la conocen cada vez más personas alrededor del mundo que admiran su trabajo o que lo contemplan con estupor e incredulidad. No estamos precisamente acostumbrados a ver buceadores introducir sus manos en el interior de las temidas mandíbulas de los escualos. La imagen que recibimos de estos animales, desde hace décadas, es la del terror. La gran pantalla nos cuenta una historia que dista mucho de la realidad: desde las populares y antiguas películas de la saga ‘Tiburón’, hasta hoy con la última protagonizada por uno de estos animales, ‘Megalodón’. Han sido y son protagonistas que generan sangre y terror. En informativos y digitales estos ejemplares solo aparecen cuando atacan a algún ser humano mientras se baña en las aguas en las que ellos habitan. Nada más. ¿Sabemos, acaso, que hay detrás de todo esto? ¿Cómo es realmente el tiburón?

 

“Defino a los tiburones como los animales más increíbles que existen en la naturaleza, y la palabra que utilizo para definirles es ‘vulnerables’”, nos cuenta Zenato, que asegura que estos animales tienen un elevado riesgo de extinción y destrucción. Los tiburones están siendo eliminados mucho más rápido de lo que pueden reproducirse por muchos factores: contaminación, destrucción de las costas, pesca excesiva que termina con su sustento y, lo que es peor, la pesca para conseguir extraer sus aletas”. Un panorama complicado para esta especie.

 

Conocimiento VS miedos

 

A pesar de que la existencia de los tiburones es fundamental para nuestro ecosistema, su futuro, como vemos, no es halagüeño. “Para mí los tiburones son como pájaros. Si yo dijera que todos los pájaros son negros o que todos los pájaros pueden volar, la gente se reiría de mí, y apuntarían que no todas las especies de aves pueden ser asociadas a una única cosa”, señala Zenato. “Lo mismo ocurre con los tiburones: hay más de 500 especies de escualos, pero cuando hablamos de ellos, solo nos imaginamos a una o dos de las especies potencialmente peligrosas. Por ello, por esta idea preconcebida socialmente, Cristina nos invita a adquirir conocimientos, “porque el conocimiento nos hace desprendernos de nuestros miedos”.

 

El fin del dolor

 

Preguntamos a Cristina lo que a todos se nos pasa por la cabeza cuando contemplamos sus hazañas en vídeo. ¿No tiene miedo? ¿No le tiembla el pulso estando tan cerca de los tiburones? “Nunca he estado nerviosa cerca de mis tiburones. Lo único que me pone nerviosa es pensar que puedo hacerles más daño realizando un movimiento equivocado”, confiesa Zenato. “Cada tiburón es diferente, y por ello cada uno de ellos requiere que invierta un tiempo específico para saber si está preparado para que pueda eliminar el anzuelo de su boca”. El proceso puede durar semanas.

 

Cristina estudia sus movimientos alimentando al tiburón, para conocer hasta qué punto siente dolor. “Me adapto en función de cómo reaccionan a mis primeros pasos e intentos”, nos comenta. “Monitorizo al tiburón para evitar que el daño que sufre sea elevado”. Y tras este arduo proceso, llega el momento. La emoción: un anzuelo menos destrozando a uno de sus tiburones. “Cuando consigo eliminarlo, siento felicidad. Disfruto viendo como después el tiburón es capaz de relajarse y puede alimentarse con normalidad. Deja de sentir dolor, y no hay mayor satisfacción para mí”, comenta emocionada. Podéis ver el momento en este vídeo

 

¿Y si nadamos con tiburones?

Zenato nos cuenta que cada especie de tiburón requiere de una comprensión y de una técnica específica. Ella ofrece la posibilidad de bucear con ellos en su ámbito, en su territorio, con los ejemplares que ella tan bien conoce. “Ofrezco a quienes lo desean la posibilidad de nadar con tiburones del arrecife caribeño, siempre bajo mi supervisión directa”. Zenato ha escrito numerosos artículos con consejos para poder bucear con estos animales y conocer su comportamiento en su hábitat natural.

 

Cuando una persona disfruta con su trabajo, se nota. Se percibe en sus palabras, en cómo cuenta sus vivencias, en la forma en la que habla de sus experiencias. Con Cristina Zenato sabemos que su profesión es su auténtica vocación incluso en la distancia, aunque miles de kilómetros nos separan. La preguntamos por su mejor momento profesional, y nos describe tantos y con tal precisión, que nos traslada al Caribe, a vivirlos junto a ella. “Es difícil elegir, aunque lo que jamás olvidaré es la primera vez que un tiburón hembra colocó su cabeza sobre mi regazo y me permitió acariciarle. Todavía puedo sentir cómo su boca se movía lentamente y cómo salía aire de sus branquias”, nos relata. Tampoco olvidará cuando fue testigo de cómo un pulpo “daba a luz” a cientos de huevos en una noche de buceo, ni cuando los delfines se cruzaron ante ella, parando para echar un vistazo, o cuando descubrió a una criatura que ni siquiera existe en los libros y que aún no ha sido identificada. Y así tantos otros instantes que, al escucharlos, deseamos poder vivir.

 

Fotografía cedida por Cristina Zenato (www.cristinazenato.com) - C2G2 Productions

 

Lo peor de su día a día es, sin duda, ver el desinterés y el daño que realiza el ser humano a los océanos. “Lo más duro es contemplar que pensamos que nuestras acciones no tendrán consecuencias, ver la pesca excesiva y la destrucción que produce”, expresa la buceadora con tristeza. “Muchas personas creen que los seres que habitan los mares no tienen personalidad ni sentimientos, que no necesitan ser protegidos. Me escriben desde la gran sabiduría que aporta estar en los sofás de sus salones diciendo que es absurdo que extraiga los anzuelos porque se oxidarán, pero mis tiburones necesitan protección, y trataré de poner fin al dolor que sienten con estos anzuelos de la misma forma que lo hago con mi perro cuando tiene una espiga en su pata”.

 

Navegamos juntos en esto

 

¿Qué debemos hacer para evitar que nuestros océanos y sus criaturas continúen en absoluta decadencia?

 

Lo primero es asumir que nuestros actos siempre tienen consecuencias en el medio ambiente, por pequeños que sean. Lo que hacemos en la ciudad, afecta al mar, a pesar de que la distancia nos haga verlo, a veces, tan lejano. “Tenemos que asumir que, si protegemos nuestros océanos, estamos protegiendo nuestro propio futuro. Todos estamos en el mismo barco”, asegura Zenato, que nos sugiere, entre otras acciones, realizar donaciones a organizaciones que luchen por la conservación de los tiburones y del ecosistema, organizar charlas con profesionales en las que se explique y argumente el rol fundamental que posee el tiburón para el bienestar de nuestro ecosistema, y abogar por la modificación de las leyes de pesca y de protección de estas especies, tal como ella misma consiguió para los tiburones en Las Bahamas en 2011.

 

Asimismo, defiende que “debemos consumir pescado de forma local y estacional, respetando como se hacía antiguamente, y reducir el uso del plástico en nuestra vida diaria”, dejando de lado el uso de pesticidas y permitiendo que la naturaleza siga su curso.

 

¿Podremos generar una conciencia social sobre hacia donde vamos y qué estamos haciendo con el ecosistema que nos sostiene? Imponemos un ritmo frenético a la naturaleza que esta no es capaz de asumir, arrasando con aquellos seres con los que convivimos, generando ideas preconcebidas de aquello que ni siquiera conocemos. Levantemos la mirada de nuestro frenético día a día y contemplemos lo que nos rodea. Aprendamos, compartamos y conservemos, porque todos estamos en esto.

 

Todos estamos en el mismo barco, aunque algunos valientes comprometidos como Zenato prefieran estar debajo de sus aguas, luchando y despertando conciencias. Bailando con tiburones.

 

Shark Dancer New from Cristina Zenato on Vimeo.

 

Más noticias relacionadas:

Nadamos con tiburones en Bahamas y esto es lo que ocurrió

Temas relacionados:

cristina zenato

entrevista

dentista de tiburones

bailando con tiburones

nadar con tiburones

bahamas

caribe

buceo

shark diving

scuba diving

shark

Opiniones de este contenido

Esta web se reserva el derecho de suprimir, por cualquier razón y sin previo aviso, cualquier contenido generado en los espacios de participación en caso de que los mensajes incluyan insultos, mensajes racistas, sexistas... Tampoco se permitirán los ataques personales ni los comentarios que insistan en boicotear la labor informativa de la web, ni todos aquellos mensajes no relacionados con la noticia que se esté comentando. De no respetarse estas mínimas normas de participación este medio se verá obligado a prescindir de este foro, lamentándolo sinceramente por todos cuantos intervienen y hacen en todo momento un uso absolutamente cívico y respetuoso de la libertad de expresión.




 No hay opiniones. Sé el primero en escribir.


Escribe tu comentario
* Datos requeridos
Título *
Contenido *
Tu nombre *
Tu email *
Tu sitio web
 
Newsletter

Suscríbete a nuestros boletines




Instagram